¿Por qué decidirte por un sofá de piel?

Elegir un sofá es uno de los puntos más complicados a la hora de decorar un salón. Para muchos el elemento más importante de toda la casa es el sofá, por eso no se debe escoger a la ligera. El sofá es el centro de vida de cualquier hogar y el punto en el que se reúne toda la familia o el lugar en el que nos sentamos a ver la televisión y a leer un libro.

Por todo ello, elegir una pieza tan importante para una casa no es una tarea nada fácil.  Uno de los puntos importantes a la hora de decidirse por un sofá u otro es el acabado. Los materiales de los que está hecho un sofá pueden variar, y con ellos su calidad, su precio y su duración. La piel es uno de los materiales más demandados y en este artículo te hablamos de las ventajas que tiene comprar un sofá de piel.

La resistencia y el mantenimiento de los sofás de piel

Sin duda la belleza que aporta la piel a un sofá es muy difícil de encontrar en otro material. La piel embellece mucho. Además este material combina con todo tipo de estilos. Los sofás de piel se pueden colocar en salones modernos, vintage y clásicos y se integran a la percepción. Dependiendo de su color y su forma pueden encajar más en un estilo que en otro pero el material queda perfecto siempre.

Sin duda una de las ventajas que tienen los sofás de piel, y por lo que mucha gente se decanta finalmente por este material, es que tiene una limpieza muy sencilla. Limpiar un sofá de tela es mucho más complicado que limpiar un sofá de piel. El material no demanda prácticamente cuidados y el poco tiempo que hay que dedicar a limpiarlo facilita mucho las cosas y ahorra tiempo. Para limpiar el polvo o las manchas a un sofá de piel basta con pasarle un paño húmedo ya que las manchas no se incrustan en el material.

Mantener un sofá de piel es muy sencillo, simplemente hay que nutrirlo con un poco de crema cada cuatro o cinco meses. Este proceso, por muy grande que pueda ser el sofá, no lleva más de quince minutos y a cambio luce lustroso y brillante por mucho tiempo.  Un buen sofá de piel absorbe rápidamente la crema y está disponible prácticamente en unos minutos.

Otra de las ventajas de comprar un sofá de piel es su resistencia. Estos sofás suelen durar muchos más años que un sofá de otro material debido a que se desgastan mucho menos y resisten mejor el paso de los años. Más que resistir el paso del tiempo es que el tiempo les sienta muy bien. Por ello el sofá de piel es una pieza muy demandada y recomendada.

deja un comentario

Asegúrese de introducir la información (*) requerida donde se indica. No está permitido el Código HTML.

Sportbook sites http://gbetting.co.uk/sport with register bonuses.

Madrid