Cuida de tu salud cuidando tu colchón: que debes y qué no debes hacer

Después de un día agotador nada como un buen descanso. Es el sueño el que nos da esas fuerzas necesarias para continuar con nuestro día a día y el que consigue que nuestra mente también se recupere. Pero de poco servirá dormir esas 8 horas recomendadas si el sueño no es de calidad, y para eso se necesita un buen colchón.

 

¿Es suficiente? Claramente, no. Si tu colchón no está en buen estado, tu salud puede resentirse. Quizá no te hayas parado a pensarlo, pero las consecuencias pueden afectar a tu organismo de una manera severa:

- Problemas en la postura: pasamos durmiendo (o al menos deberíamos hacerlo) un tercio de nuestra vida. Si tu colchón está viejo y deformado, hará que no descanses en una postura adecuada. ¿El resultado? Dolores de espalda, de cuello y de cabeza.

- Alergias: seguro que sabes que el colchón es uno de los elementos en los que es más fácil que se acumulen ácaros, esos que tantos problemas respiratorios y de alergias pueden llegar a provocar.

- Descanso insuficiente: ¿Cuántas veces has dormido fuera de tu casa, no has descansado bien y le has echado la culpa al colchón? En ocasiones no se trata de que sea de mala calidad, simplemente de que ya no está en buenas condiciones. Y el resultado de un mal descanso suele ser un mal día a causa de problemas para concentrarse, mal humor o somnolencia.

En resumen: nunca olvides que cuidando tu colchón estás cuidando tu salud. ¿Pero qué debes hacer para que no se deteriore?

Consejos básicos para un buen mantenimiento de tu colchón

Que un colchón se mantenga en perfectas condiciones durante toda su vida útil no es complicado ni necesita mucho tiempo, pero sí constancia. Estos son algunos consejos elementales:

- Ventilar: nunca hagas la cama nada más levantarte. Abre las ventanas, desayuna y luego sí, ya puedes hacer la cama. Tan importante es ventilar la habitación como que la humedad que haya podido acumular tu colchón durante la noche se evapore. Es bueno para tu colchón y también para tu salud. Con 20 minutos será suficiente.

- Protección: tu colchón mantendrá todas sus propiedades durante más tiempo si usas una buena base (transpirable si es canapé) y una funda para protegerlo. Esta última evitará manchas y, además, es mucho más fácil de limpiar que el propio colchón.

- Dale la vuelta: normalmente dormimos en una misma posición, y con el tiempo el colchón puede deformarse. La mejor forma de evitarlo es girarlo de vez en cuando. Mínimo cuatro veces al año.

- Aspirar: el colchón es difícil de limpiar, pero no de aspirar. Por eso, es importante hacerlo con cierta regularidad. Es la mejor forma de evitar que se acumulen esos ácaros tan perjudiciales para la salud.

- Limpiar y secar: es posible que alguna mancha haya traspasado la funda. Si es así, se puede intentar quitar con un paño humedecido en agua con un jabón neutro. Pero es esencial que lo dejes secar perfectamente.

- No lo maltrates: saltar sobre el colchón, tener la costumbre de sentarse en el borde o dejar objetos muy pesados sobre él también puede deteriorarlo antes de tiempo. Evítalo siempre que sea posible.

Y algo muy importante: recuerda que cuidando tu colchón, este mantendrá sus cualidades en perfecto estado, pero no es eterno. Los especialistas recomiendan cambiarlo cada 10 años como máximo. Prolongar su vida útil cuando no está en las mejores condiciones solo perjudicará a tu salud. Si ha llegado el momento de su jubilación, visita Galerías del Tresillo, allí vas a encontrar los mejores colchones del mercado.  

 

deja un comentario

Asegúrese de introducir la información (*) requerida donde se indica. No está permitido el Código HTML.

Sportbook sites http://gbetting.co.uk/sport with register bonuses.