¿Qué sofás hacen parecer más grande tu salón? Descubre el truco…

Salvo a los afortunados, a nadie nos sobran metros cuadrados en nuestra casa, ¿verdad? Pero a su vez comprar un sofá se ha convertido en una obligación y un mueble que sí o sí debe estar en nuestro salón, en nuestro living room o en el espacio de casa donde desarrollemos nuestra actividad profesional.  ¿Qué sofá comprar para que, encima, nuestra salón parezca más grande?

Regalar para Navidad un sillón relax, un regalo útil y cómodo

En Galerías del Tresillo somos previsores y ya estamos confeccionando nuestra propia lista de peticiones a los Reyes Magos para la Navidad 2014. Pero esta vez solo vamos a pedir regalos útiles y que de verdad podamos disfrutar todos los días del año. Os animamos a hacer lo mismo y a regalar pequeños placeres del descanso como estas butacas y sillones de relax que aquí os explicamos…

5 trucos caseros para limpiar el sofá

El sofá es uno de los lugares más transitados de la casa.  A él van a parar cada miembro del hogar bien para descansar, leer un libro, escuchar música, ver la televisión o disfrutar de una jornada con amigos. El sofá termina siendo muy utilizado y es muy probable que termine ensuciándose. Un simple roce, el consumo de comidas y bebidas, el tabaco, nuestras mascotas… son muchos factores los que pueden ensuciar nuestro sofá. He aquí algunos trucos caseros para limpiar el sofá y hacer desaparecer hasta las manchas más resistentes, eso sí antes que nada cuídalo al máximo, es tú responsabilidad.

El origen del chaise longue

Es uno de los tresillos más elegantes y estilosos. Y también uno de los de más historia. Especialmente diseñado para salones amplios, su alargado brazo y su forma curvilínea le hacen merecedor de ser el sofá perfecto para aquellos que prefieren quedar relajados tumbados en el sofá. Y también para aquellas parejas que pueden compartir el sofá y tumbarse pero con independencia, cada uno en un extremo del mismo. ¿Cuál es el origen de este cómodo y alargado tresillo? Aquí te lo contamos.

El origen del chaise longue es francés, significa silla larga y está especialmente ligado a la aristocracia francesa de finales del siglo XVIII y, concretamente, a la mujer. Al menos esto es lo que afirman Ordoñez, C. y Ordoñez, L. en el libro “El Mueble: Conservación y Restauración” de la Editorial Nerea. En él, estos autores aseguran que fue durante este siglo, una época de cambios sociales y culturales sin precedentes, cuando la mujer fue adquiriendo mayor protagonismo ya no solo en la vida pública si no también en la esfera privada.

Normalmente se veía con malos ojos, ya desde el Imperio Romano, que las mujeres se tumbasen en el sofá e incluso comiesen en él como hacían los hombres. Pero en la Francia del s. XVIII, las mujeres decidieron imitar a los hombres –como también harían con el tema del tabaco- y decidieron tumbarse como símbolo de elegancia y clase. Al menos, las que se podían permitir este tipo de tresillos. Comprar una chaise longue en esta época no era fácil pero el hombre poco a poco fue aceptando esta nueva postura de la mujer que incluso fue imponiendo sus criterios en cuanto a la decoración del hogar. La chaise longue se puso de moda y no había casa aristocrática que no tuviera la suya.

De aquellas chaise longue apenas quedan para su uso, solo como objetos de decoración. Y es que han evolucionado tanto que comprar un chaise longue es ahora comprar comodidad, no solo clase y elegancia. La evolución de la chaise longue ha sido muy importante con el paso de los años y ha adquirido una comodidad a la par que elegancia que aún hoy conserva. Al principio era simplemente una silla alargada, luego paso a ser reclinada y más tarde viviría esa simbiosis con el tresillo que hoy conocemos y disfrutamos.

Pero, ¿quién inventó el sofá?

Que si Graham Bell inventó el teléfono, si Joseph Wilson la bombilla, el español Manuel Jalón la siempre útil fregona pero ¿quién inventó el sofá? la historia ha puesto en conocimiento de todos, algunos de los inventores más famosos de todos los tiempos. Inventores de productos de los que hacemos uso a diario pero nadie ha hablado sobre quién fue el que invento el sofá. Porque para objeto en uso, el sofá de nuestra casa.

Y es que la historia del sofá es casi casi tan antigua como la historia moderna, pero como ocurre con todos los objetos que tenemos a nuestro alrededor, también hubo o hubieron quienes inventaron este mueble indispensable en nuestro hogar. Aunque ahora hay un sofá para cada casa, aquel que por sus características es el más adecuado para cada casa o apartamento, en épocas pasadas el sofá solo era cosa de los más afortunados.

Entonces, ¿quién inventó el sofá? fueron los egipcios. Y es que si el sofá hoy en día es el trono de toda persona que se sienta en él para descansar, leer o ver la televisión, en el antiguo Egipto solo los reyes, aquellos que se pensaban que descendían de los dioses, eran quienes tenían un sofá, no podían tocar el suelo, debían estar más elevados que la tierra y, cómo no, cómodos. Los egipcios inventaron el sofá.

Pero no fueron éstos si no los romanos quienes “popularizaron” de cierta forma este mueble. Los ciudadanos de a pie continuaban sentados en el suelo, sobre mantas, alfombras e incluso piedras. La comodidad aún no había llegado a los hogares romanos pero fueron estos quienes trasladaron este mueble al denominado triclinum o comedor, donde acudía la gente para charlar o comer. Sin embargo, no todos podían comprar un sofá y éste solo estaba en las casas más ricas.

También durante toda la Edad Media, solo las clases más acomodadas tenían un sofá. Y no fue hasta mediados del 1700 con la industrialización inglesa cuando se empezaron a ver los primeros tresillos en las clases medias y bajas. Su popularización fue en aumento y también su diseño fue sofisticándose y hoy en día el sofá se ha convertido en uno de los mejores inventos de la historia, sobre todo para nuestro descanso.

Un sofá para mi niño

A la hora de comprar un sofá tenemos en cuenta diferentes cuestiones. Y que sea cómodo, nos guste el color y esté dentro de nuestro presupuesto  son las más habituales cara a decidirnos por comprar uno u otro. Hay muchos factores que inciden directamente en la elección de un sofá.

También tenemos en cuenta si vamos a comprar un sofá para espacios pequeños o podemos permitirnos comprar un sofá de más amplia extensión y disfrutar más cómodamente de más espacio en nuestro tresillo. Llegamos a la tienda, nos sentamos, nos volvemos a sentar en otro y decidimos. Nosotros o nuestra pareja elegimos qué sofá nos gusta más según sea uno u otro más cómodo para ambos.

Pero, ¿alguien ha pensando en los niños? Tenemos en mente que por ser los más jóvenes y los más pequeños de la casa, seguro están cómodos en cualquier sofá y eso no es cierto. Como otras pequeñas personitas, también el sofá será un lugar recurrente donde pasar horas y horas, por ejemplo viendo la televisión. Comprar un sofá para niños es tener en cuenta, sobre todo, el respaldo del mismo.

Efectivamente los niños crecen a una velocidad vertiginosa pero en la calidad de ese crecimiento los papás y mamás tienen mucho que ver. Igual que no se les ocurriría comprarles zapatos incómodos o un mal colchón para descansar, a la hora de comprar un sofá para niños tampoco hay que elegir un mal sofá o el más económico por solo ahorrarnos una pequeña cantidad de dinero. Que el niño esté descansando también en el sofá, éste tenga un buen respaldo y su columna descanse en una posición correcta incidirá directamente tanto en él como en la calidad del sofá. Los niños también deben probar el sofá.

También os hablamos de un viejo mito. ¿Es idóneo comprar un sofá de piel si tienes niños? Por supuesto. Debes de saber que éstos pueden ser igual de cómodos que los de tela, aunque en tienda pueden parecerte más duros. El tiempo termina ablandándolos. Y a la hora de limpiar vómitos, rayas de rotuladores o manchas provocadas por los niños, un sofá de tela es mucho más fácil de limpiar que uno de tela. ¡Toma nota!

El mejor sofá para las personas mayores

 

A la hora de comprar un sofá nos preocupamos por tener en cuenta diferentes opciones que ya os adelantamos en anteriores semanas. Que si el color que vaya a juego tanto con la habitación como con los muebles, que si el tamaño para que nos quepa bien en el hueco que hemos pensando para él, que no se ajuste a nuestro presupuesto y, por supuesto, en su comodidad.

Sin embargo, este último aspecto es más importante en según qué cliente compra un sofá. No es lo mismo comprar un sofá para una familia joven que para adultos de avanzada edad. Y es que el mejor sofá para las personas mayores es aquel que mira, sobre todo, por la comodidad de estos.

Tener un mobiliario cómodo y accesible puede llegar a mejorar la calidad de vida, sobre todo, de estas personas. A veces sacrificar el diseño en pro a la comodidad y a la funcionalidad es una sabia decisión. El mejor sofá para las personas mayores tiene que tener unas cualidades que te descubrimos en Galerías del Tresillo.

Por ejemplo, el respaldo no debe ser excesivamente duro, al contrario. Un respaldo cómodo, blando y ergonómico ayudará a que el tiempo que pasen estas personas sentadas en el sofá sea sinónimo de descanso y bienestar. Y es que las personas mayores son las que más utilizan los sofás de casa. Comprar un sofá de casa y elegir el mejor sofá para las personas mayores es invertir en salud y comodidad.

No solo el respaldo es importante. La mejor elección es comprar un sofá de dos cuerpos con reposabrazos. Si es un matrimonio mayor el que reside en casa, cada uno tendrá su propio apoyabrazos y le aliviará la circulación de las articulaciones superiores. Y si vamos a comprar un sofá para una persona mayor que vive sola, un sillón cómodo con dos reposabrazos es aún mucho mejor.

Elegir un sofá para personas mayores es tener en cuenta, más que nunca, que éstas necesitan descansar y levantarse fácilmente del sofá y sin ningún tipo de dolor ocasionado por un mal sofá y un diseño que no les está propiciando el descanso que requieren.

5 ideas de cómo limpiar al sofá de casa

El sofá de casa ocupa un lugar privilegiado en la disposición de nuestro hogar. Sobre él, suelen organizarse los diferentes muebles del salón o del comedor. Y también es el mueble que más sufre el desgaste del tiempo por su continuo uso. Y es que el sofá de casa es el lugar de reunión de familiares y amigos para conversar, celebrar una fiesta o ver una película en televisión y, por tanto, es óbice de manchas en el sofá, algún que otro traspiés en forma de líquidos que se derraman sobre él o alimentos que acaban cayendo en la tapicería del sofá. Aquí os presentamos, 5 ideas de cómo limpiar el sofá de casa.

1. Aspiradora pequeña. La mejor forma de mantener el sofá sin suciedad alguna es adquirir una pequeña aspiradora de mano para quitar las migas y el polvo que puede acumular en cada uno de los rincones del sofá. Intenta quitar los diferentes cojines y reposabrazos y sacúdelos primero, luego pasa la aspiradora. Notarás la diferencia.

2. Lava las fundas. Obviamente no podemos meter todo nuestro sofá en la lavadora pero una de las 5 ideas de cómo limpiar el sofá de casa es quitar las fundas del sofá y lavarlas en la lavadora con agua templada. Al secarse, parecerá otro sofá. Y si aún no tienes un sofá con fundas lavables, te recomendamos que eches un vistazo a uno de estos.

3. Trapos húmedos. No te compliques la vida con productos que juran quitar las manchas del sofá y lo que hacen es ensuciarlo aún más, probablemente porque no sepamos utilizarlos correctamente. Simplemente un trapo húmedo ayuda a quitar las manchas del tresillo. Eso sí, te recomendamos que si ves que el sofá se mancha vayas inmediatamente a quitar esa mancha antes de que penetre y quitarla sea aún más difícil

4. Limpiadoras de vapor. Es otra idea de cómo limpiar nuestro sofá y en nada tendrás un tresillo como nuevo. Y es que debido a la presión que éstas ejercen, dejan a tu sofá como nuevo quitando toda la suciedad que se encuentran en el camino.

5. Quitamanchas en seco. Son la solución para quitar las manchas del sofá más rebeldes, sobre todo si se trata de sustancias viscosas y contundentes que amenacen incluso con desteñir la tela del sofá. Se aplican gracias a un pulverizador y sus beneficios son bastante efectivos.

Consejos al comprar un sofá cama

 

 

Cuando vamos a comprar un sofá en Barcelona, previamente pensamos en varias cuestiones: que si el color, que si el número de plazas, que si el diseño, que si el material con el cual está hecho… y, cómo no, el precio. El precio es la característica más importante a la hora de comprar un sofá y ocurre en la mayoría de las ocasiones.

sofacama

Es por ello que muchas personas, familias incluidas, acaban sucumbiendo a los sofás cama. ¿Y por qué? aparte de que éstos suelen ser una opción económica, ofrecen la posibilidad de un 2 x 1: tener un sofá desde donde reunirse familiares y amigos y, a la par, una cama añadida para las visitas.

Y es que, con el paso de los años, comprar un sofá cama se ha convertido en una de las prácticas más recurrentes y a ello ha ayudado el avance y la sofisticación en su diseño. Atrás han quedado los sofás cama sin personalidad, incluso incómodos y extremadamente planos. Ahora, comprar un tresillo en Barcelona te puede dar la opción de tener incluido una cama en la parte inferior que forma parte del mismo diseño que del sofá.

Pero, ¡ojo! a la hora de comprar un sofá cama no todos valen. No es suficiente acudir a la tienda y comprar un sofá barato o el sofá más barato. Debes de tener en cuentas aspectos como estos:

- Asegúrate que entre por la puerta.En ocasiones, solo medimos la distancia que va a ocupar el sofá en la habitación pertinente pero no medimos el marco de la puerta por el cual debe entrar. Esto nos puede traer muchos problemas e incluso, tener que desmontar el mismo marco.

- El color.No sucumbas a comprar un sofá cama en Barcelona solo porque sea barato y cómodo. Tu salón y tus visitas agradecerán un salón con un sofá cama acorde a la consonancia de este con la decoración del salón. Recuerda que los colores en los sofás cama y los diseños son más limitados. Piénsatelo antes.

- Colchón con bobinas.Un sofá cama puede ser barato, ideal y monísimo pero, ante todo, debe ser cómodo. Ya que vas a comprar un sofá cama, cómpralo con bastantes bobinas en su interior, mientras más bobinas mejor. Se recomienda, que el promedio de bobinas o resortes por colchón sea de 345. Pregunta a tu vendedor.

- Fácil de montar. Antes de llevártelo a casa, pruébalo, despliégalo, pliégalo y convéncete de que sabrás hacerlo. No exigen grandes conocimientos y son fáciles de montar y desplegar pero mejor curarse en salud antes que nada. Si vas a comprar un sofá cama por internet asegúrate que esté tan bien explicando cómo en este ejemplo.

 

¿Qué os parece esta idea de cine?

¿Qué os parece esta idea de cine? la podéis encontrar en Malasia y pertenece a la empresa Cines TGV que ha decidido que el público que vaya a ver sus películas estén lo más cómodo posible, con espacio suficiente entre las diferentes filas y cómodos con estos #sofás hechos de bolitas de isopor, como los sillones puff que vendemos en Galerías del Tresillo .

Hay asientos individuales, claro, pero estos asientos dobles tienen además una especie de cortina que los convierten en espacios más privados.... ya sabéis, el sofá es muchas veces ese rincón de nuestra casa donde nace... el amor 

Os esperamos en www.galeriasdeltresillo.com

Sportbook sites http://gbetting.co.uk/sport with register bonuses.