Trucos caseros que no debes fiarte para limpiar tu sofá

Todos hemos oído (incluso probado) alguna vez aquellos trucos caseros de limpieza que van de boca en boca y no somos capaces de detectar hasta qué punto pueden ser efectivos o realmente carecen de sentido científico o estratégico; algunos de estos trucos están enfocados a la limpieza de los sofás y utilizarlos puede llegar a ser desastroso en algún caso, ¡no te fíes!

 

Los trucos no siempre funcionan con todos los productos

En ocasiones los trucos caseros para limpiar un sofá pueden estar basados en la realidad de cómo se realizaba esta tarea hace muchísimos años y cómo realmente funcionaba, aunque también es posible que hoy en día los materiales hayan cambiado y lo que para nuestros antepasados era infalible puede ser para nosotros desastroso.

Lo mismo se podría decir de ciertos trucos caseros que son perfectamente propicios para un tipo de sofá concreto, fabricado de una manera determinada y con los materiales apropiados para esa técnica; así que el riesgo viene especialmente cuando no sabemos a qué tipo de sofá se refiere ese truco aparentemente tan sencillo y tan perfecto.

El famoso remedio casero de limpieza con vinagre

Uno de los trucos caseros más populares para limpiar un sofá es el basado en el uso de vinagre, esta es una práctica muy extendida de la que no te debes fiar a la ligera ya que de realizar este remedio de manera correcta no es tan sencillo como se pinta inicialmente, y desde luego lo que jamás debes hacer es arrojar el vinagre directamente sobre tu sofá.

En el caso de querer aplicar este sistema, tendrás que asegurarte de que los materiales del sofá son los adecuados para este tipo de limpieza en concreto, y si a continuación te decides a ponerlo en práctica debes saber que tendrás que mezclar este vinagre con agua tibia y bicarbonato, procurando dejar la mezcla bastante suave u utilizándolo solo en zonas muy concretas con manchas.

Las leyendas sobre los sofás de piel

Es muy posible que también te lleguen diferentes trucos, remedios y leyendas sobre el mantenimiento de los sofás de piel, aludiendo a lo costoso que resulta de mantener este tipo de piezas; pues lo cierto es que prácticamente todos los remedios en este aspecto son poco fiables ya que en contra de las opiniones populares el sofá de piel necesita muy poco mantenimiento y siempre menos será más.

Para tratar de forma correcta tu sofá de piel lo más adecuado será limpiar con un paño ligeramente humedecido simplemente con agua por la superficie del mueble, algo tan sencillo practicado de vez en cuanto será suficiente para mantenerlo limpio sin estropearlo y muy esporádicamente también podrás aplicarle una pequeña cantidad de aceite al paño para hidratar la piel.

Algunas prácticas correctas e incorrectas

Dentro de las posibilidades y productos que puedes encontrar en tu casa para acabar con la suciedad o las manchas de tu sofá existen algunas que pueden venir bien en un momento dado como el uso de agua para limpiezas superficiales o alcohol médico para las marcas de tinta, y otras prácticas erróneas como el uso de jabón directamente en los sofás: esto estropeará casi cualquier superficie.

Sportbook sites http://gbetting.co.uk/sport with register bonuses.